Carrito
No hay productos en el carrito

10 razones por las que tener o adoptar un perro o un gato mejorará tu vida

10 razones por las que tener o adoptar un perro o un gato mejorará tu vida

Los perros son los animales de compañía más queridos: su capacidad para amarnos sin condiciones y nunca dejarnos de lado es asombrosa. Quien ha convivido con un perro o gato en algún momento de su vida sabe que es una experiencia maravillosa, aunque también supone una gran responsabilidad. En algunos casos, ese es el motivo por el que muchas personas deciden no embarcarse en esa aventura. Si ese es tu caso, te damos 10 razones por las que tener o adoptar un perro mejorará (y mucho) tu vida. ¡Sigue leyendo!

10 motivos para adoptar un perro o un gato que te harán tremendamente feliz (y si ya tienes uno, lo sabes)

  1. Reducción del estrés

Son varios los estudios que afirman que convivir con un perro o gato reduce los niveles de cortisol, una hormona vinculada principalmente al estrés. El exceso de cortisol puede dar lugar a enfermedades de todo tipo, como las respiratorias o las autoinmunes. Por tanto, acariciar a nuestro perro, jugar con él o simplemente sentir su presencia nos ayuda a tener una vida mucho más sana en el plano físico y mental.

  1. Aumento de la autoestima

Un simple contacto visual entre un perro y su dueño puede ser suficiente para sentir el amor en su plenitud. Según un grupo de investigadores japoneses, ese pequeño acto produce pequeñas descargas de oxitocina. Esta hormona, también llamada ‘la hormona del amor’, se ocupa, entre otras cosas, de producir el parto y también es la encargada de reforzar los vínculos afectivos entre personas y animales. 

  1. Mayor sensación de seguridad

Los perros tienen ampliamente desarrollados sus sentidos del oído y el olfato, por lo que son capaces de detectar una situación de peligro mucho antes que cualquier humano. Para muchas personas ese es un motivo de gran tranquilidad, puesto que confían en que pueden sentirse seguros cuando caminan junto a sus mascotas por la calle o incluso cuando se encuentran en casa.

  1. Aumento de la inmunidad

Los perros son excelentes compañeros de vida, en especial para los más pequeños de la casa. No solo les ayudan a sentirse más tranquilos y relajados, sino que también influyen directamente sobre su salud. ¿El motivo? Convivir con un perro refuerza su sistema inmunológico y reduce significativamente el riesgo de que los niños contraigan algunas enfermedades respiratorias o alergias.

  1. Reducción de la depresión

Para algunas personas depresivas, tener o adoptar un perro es uno de los mejores antídotos contra la enfermedad. Al aumentar la oxitocina y reducir los niveles de cortisol, disminuye también la frecuencia de los pensamientos negativos y se interrumpe el bucle mental. Más de la mitad de la población española asegura que convivir con un perro les hace mucho, mucho más felices. 

  1. Mejora en la capacidad de relacionarse con otros

No importa que seas introvertido: tener un perro te empuja a mantener contacto con otras personas y, por ende, mejora tu capacidad para relacionarte con el resto. Cuando lo saques a pasear, verás lo fácil y natural que te resultará iniciar una conversación con otras personas. Al fin y al cabo, tenéis una (gran) cosa en común: el amor por vuestra mascota. ¡No hay excusa!

  1. Mayor sentido de la responsabilidad

Un perro necesita agua, comida, educación y un lugar en el que poder hacer sus necesidades. En definitiva, conlleva una gran responsabilidad. Además, los cuidados varían dependiendo de la raza. Por tanto, para los más pequeños, convivir con un perro, si se gestiona de la manera adecuada, puede ser una gran oportunidad para aumentar su sentido de la responsabilidad desde una edad temprana. 

  1. Aumento de la actividad física

Si no vive en plena naturaleza, un perro necesita salir de casa. Y, normalmente, no lo hacen por ellos mismos, sino que necesitan a alguien que les acompañe. No solo eso, sino que, en función de la raza, los requerimientos de duración e intensidad del paseo varían. ¿Conclusión? Tener un perro aumenta nuestra actividad física y nos ayuda a crear un estilo de vida activo que pueda mantenerse en el tiempo.

  1. Mejor salud cardiovascular

Si tienes problemas de salud cardiovasculares, debes saber que tener o adoptar un perro puede ayudarte a mejorarlos. Sí, estás leyendo bien: varios estudios han demostrado que convivir con perros disminuye la frecuencia cardíaca y mejora los niveles de presión arterial y colesterol en sangre. Quizá se deba a las largas caminatas o quizá al amor incondicional por nuestros canes, pero lo que es seguro es que tener perro es sinónimo de gozar de buena salud.

  1. Son terapéuticos

Los perros son terapéuticos. La extraordinaria labor de los perros guía en la vida de las personas ciegas es de sobra conocida. Sin embargo, los perros ayudan también a niños con problemas de atención, aprendizaje o autismo: la terapia con perros calma sus nervios y refuerza su autoestima y la seguridad en sí mismos.

 

No resulta difícil recopilar los motivos por los que tener o adoptar un perro es una de las mejores decisiones que puedes tomar: la lista de beneficios es infinita. ¡Siempre hay un perro esperándote para darte todo su amor! ¿A qué esperas para recibirlo con los brazos abiertos?

Productos para tus mascotas

Publicado el
Los comentarios se encuentran desactivados en este post.
Tiempo de carga: 0.829 segundos